jueves, 21 de junio de 2012

No tienen las huellas…

Artículo tomado de http://2012.votolimpio.info/
En el Registro Electoral, custodiado por el CNE, existen al menos 10 datos esenciales para cada elector, entre ellos la dirección y la huella digital.

El MRI recibió de las operadoras de teléfonos celulares, un registro detallado de los propietarios de líneas telefónicas. Esto ha sido comprobado por cada uno de nosotros, cuando recibimos mensajes de prevención de accidentes en épocas de Carnaval o Semana Santa, o hasta mensajes personales –no deseados- en navidad. La CANTV, además, pertenece al gobierno, al igual que IPOSTEL.

En una nota de prensa publicada por El Nacional el 18 de junio del 2012, donde se aprecia que existe una cifra contradictoria, que oscila entre 1.247.297 y 2.835.083 electores que aparecen dentro del registro electoral con huellas faltantes o defectuosas, nos enteramos que el Directorio del CNE, en lugar de comunicarse directamente con los electores en cuestión –pues conoce la dirección de todos y cada uno de ellos- decide hacer “un operativo” y sale a captar huellas al azar, como quien caza mariposas, cuando –supuestamente, repito- tienen la ubicación precisa de cada uno de los electores que deberían actualizar y la posibilidad cierta de contactarlo por múltiples vías.

Supóngase que es muy elevado el costo de ir directamente a la casa del elector, pues entonces bien pudieron los directivos del sistema electoral más avanzado del mundo, habiendo demostrado disponer de la plataforma tecnológica necesaria, realizar una campaña para enviar un mensaje de texto a Pedro Pérez, informando:
“estimado elector, el CNE le notifica, por la presente, que debe usted pasar por la oficina regional más cercana, con la finalidad de actualizar su impresión digital”.
Pero no fue así, habiéndose trazado una meta pública de captar 2.835.083 impresiones digitales, y TENIENDO PLENO CONOCIMIENTO DE LA DIRECCIÓN, NOMBRE, NÚMERO DE CÉDULA DE IDENTIDAD, DIRECCIÓN DE TRABAJO, NÚMERO DE TELÉFONO CELULAR Y DATOS DE LOS PARIENTES MÁS CERCANOS, el CNE lanza una cantidad de máquinas a la calle a captar –AL AZAR- las huellas de los transeúntes.

Esto es contradictorio. Puede revelar una enorme ineptitud de los responsables. Quizás tenga un significado determinante para quienes hemos venido denunciando el crecimiento descontrolado e inexplicable del REP, pues al cedular de manera irregular a extranjeros, o al generar cédulas por listas creadas en total ausencia de la persona interesada, no se verificó la reseña dactilar, es decir, no tienen las huellas.


Este improvisado operativo, puede también demostrar otra cosa:
Llevan 8 años haciendo elecciones con un sistema de captahuellas, que realmente ha sido utilizado para medir el flujo de electores, cruzarlo con las bases de datos, movilizar a los electores y realizar ajustes en tiempo real, pero no tienen las huellas.

La ley electoral establece que antes de un evento electoral se publicará un corte del registro, denominado Registro Preliminar, que sólo puede ser modificado por las vías de impugnación o reclamo (Art. 35 LOPRE). El lapso para aplicar estas dos vía cerró el pasado 15 de mayo, y en teoría, la Comisión de Registro Electoral debería estar trabajando en el Registro Definitivo, a ser publicado el próximo 26 de junio (Art. 39 LOPRE). Incorporar o modificar las huellas digitales, justo en este momento constituye una modificación de un dato esencial del Registro Electoral (Art. 30 LOPRE), por una vía no prevista en la ley, anulando completamente el proceso, y estamos hablando de modificar registros en la cantidad de 1 ó 2… MILLONES!
Sería exactamente el equivalente a abrir procesos de actualización de datos permitiendo que los electores cambiaran su nombre, su dirección o su sexo… simplemente NO SE PUEDE!

Decidieron hace un año implementar el SAI, violando la Constitución vigente (Art. 63), cambian el reglamento electoral a 4 meses de las elecciones, violando de nuevo la Constitución vigente (Art. 298) y de pronto salen con este operativo improvisado y al azar.


Han recibido
48 millones de dólares para adquirir ese sistema. La Asamblea Nacional aprobó recientemente 2 mil millones de bolívares para el evento electoral. Con este acto que ni siquiera está contemplado en el cronograma electoral, confiesan públicamente que NO TIENEN LAS HUELLAS.
En un país serio la Fiscalía actuaría de inmediato. Una comisión del parlamento intervendría al tribunal electoral. La oposición formal, exigiría de inmediato una respuesta clara, y sabiéndonos -como nos sabemos- que somos mayoría, impondríamos el cumplimiento de la norma y procederíamos de inmediato a SUSPENDER la utilización del SAI.


Pero resulta que los principales defensores de la transparencia del CNE,
además de no saber calcular el porcentaje de electores impugnados y haber declarado que ya no tenían interés en auditar el REP, declaran sobre este operativo que:

“A nosotros no se nos informó absolutamente nada sobre la operación de captura de huellas. La última noticia que tuvimos fue que estaban esperando que terminara el proceso de impugnaciones del Registro Electoral, para saber la asignación de los electores en los centros”
En lugar de imponer la presencia de un testigo dentro de la comisión de registro electoral, que de fe cierta de lo que allí sucede, y nos explique a los ciudadanos demócratas de este país porque no se contacta directamente a los electores con problemas en las huellas, nuestros Técnicos electorales enfatizan que “habían solicitado tener testigos y conocer la lista de centros por parroquia, así como la lista de ciudadanos que debían acudir a que les tomaran la huella”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada