domingo, 29 de enero de 2012

Las matemáticas y los fraudes (Caso Enrom)

Por Iñaki Gainzarain   @igaztelu

Desde el año 2002 en adelante, las matemáticas han jugado un papel muy importante en el análisis de consistencia de los informes numéricos. Su alcance, en materia de estudio de patrones coherentes, varía desde la revisión de estados financieros hasta resultados de elecciones.

Pero esta historia tiene un origen muy similar al descubrimiento de la penicilina. Surgió de una observación no planificada. En este caso de ver que le pasaba a las páginas de los libros de logaritmos, libros muy usados en el siglo 19 y principios del siglo 20. El primer matemático involucrado en el siglo 19,
Newcomb, encontró que había unas páginas más usadas (manchadas) que otras, y entonces empezó a investigar. A principios del siglo 20, este esfuerzo que había quedado en el olvido, pasó a ser retomado por Benford.

El primer impacto "financiero" de la ley estadística que surgió de ese proceso de observación y análisis, la Ley de Benford (1936), fue el uso dado por un contador público en su tesis doctoral, que tomó la iniciativa de analizar desde este prisma los resultados financieros de una gran empresa:
Enrom.  Esa tesis dio inicio a la investigación de Enrom en profundidad. En ese momento cayeron 2 gigantes "privados": Enrom, y su empresa auditora, Arthur Andersen, la primera empresa en su ramo en el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada