lunes, 2 de julio de 2012

¿Quién Induce la Abstención?

Por Ludwig Moreno - Votolimpio.info

Ante todo manifestamos nuestro respeto a los ciudadanos que practican la abstención, pues tienen la libertad de hacerlo. Vale sin embargo decir que nos gustaría saber con cual de las tres acepciones del término se identifican, según su definición en el idioma oficial de nuestra República, que a tenor del artículo 9 de la Constitución vigente, es el Castellano.
Este artículo va dirigido a todos los que creen -o maliciosamente pretenden hacer creer- que quienes exigimos el respeto de las normas y trabajamos por el logro de elecciones auténticas, estamos llamando a no votar. Esto es un craso error. Para explicarlo utilizamos como referencia la definición del término según la Real Academia de la Lengua Española:
abstención (Del lat. abstentĭo, -ōnis). 1. f. Acción y efecto de abstenerse; y abstener. (Del lat. abstinēre) tiene tres acepciones: 1. tr. desus. Contener o refrenar, apartar; 2. prnl. Privarse de algo. Abstenerse DE tomar carne; 3. prnl. No participar en algo a que se tiene derecho, p. ej. en una votación. Algunos ciudadanos se abstienen DE votar.
La primera acepción es una forma transitiva (tr) y está en desuso (desus): "Contener o refrenar, apartar", un ejemplo sería "estamos dispuestos a abstener el fraude electoral" pero precisamente por no ser la forma actual de correcto uso para el verbo en cuestión, pasaremos de inmediato a la segunda acepción: que es una forma pronominal (prnl) pues exige el uso de un pronombre en su conjugación: Abstenerse o Privarse de algo. Ejecuta la "no acción", es una forma que resulta estoica, pasiva, se desconecta de una realidad que ocurre, pues es como dar la espalda ante un crimen que se perpetra para no resultar implicado o por cualquier otra razón. Cuando el crimen se ejecuta en contra de la patria, directamente nos afecta. Más cuando estamos comprometidos de forma explícita con la protección de la Estructura Republicana de nuestro país.
Terminamos en la tercera y última acepción, también pronominal: "No participar en algo a que se tiene derecho, p. ej. en una votación". Es en este sentido específico que llamamos continuamente a participar en elecciones, pues es nuestro derecho y al mismo tiempo exponemos que, el derecho a elegir participando en elecciones auténticas, es un Derecho Humano. Cuando decimos que en nuestro país las elecciones son controladas, no estamos convocando a dejar de participar, sino exponiendo la violación del derecho a elegir libremente, de forma tal que accionemos conjuntamente para lograr su recuperación inmediata, devolviendo así el sentido a nuestra votación.
Existen varios tipos de abstención:
  1. Abstención activa, que es uno de los posibles posicionamientos o posturas políticas ante una consulta popular y consiste en la renuncia a ejercer el derecho al voto en vez de optar por las opciones que suponen la participación en la consulta. La abstención activa se entiende como una postura de protesta, ya sea frente a una elección en particular, el sistema político en general o una situación de falta de garantías democráticas.
    En la historia reciente de nuestro país sobran ejemplos individuales y colectivos de la importancia que otorga el gobierno a una protesta aislada, inconexa o intrascendente. Cabe decir, sin embargo, que dada la conducta demostrada por el régimen que gobierna a Venezuela, algunos electores podrían tomar la decisión de abstenerse para no expresar su verdadera voluntad, por temor a ser objeto de sanciones que van desde lo económico hasta lo físico, ante la posibilidad de que su voto no sea secreto. Este sería entonces un subtipo de abstención activa, no como protesta, sino como consecuencia de la coacción.
  2. Abstención técnica, en la que el elector no ejerce su derecho por razones más allá de su voluntad, que incluirían los defectos en el censo electoral, la enfermedad o incapacidad del votante, el aislamiento del centro electoral en el que debería depositar su voto, o en el caso de encontrarse de viaje y no ejercer su voto por correo.

    En este sentido, mientras se acercaba la fecha de cierre del registro electoral, quedó establecida en los medios de comunicación nacional e internacional, la actitud asumida por el ente comicial ante el clamor de la juventud venezolana, muchos de ellos estudiantes universitarios, para poder ser incluidos en el "censo electoral", llegando al extremo de ser disipados con gases lacrimógenos, aprehendidos, o simplemente ignorados. Las migraciones realizadas contra la voluntad del elector, y por tanto, en fraude a la ley, sobre las cuales no se ha logrado aún un registro en el territorio nacional, son otro ejemplo, de cual sí se determinó de manera inequívoca su magnitud, por el acto ilegal perpetrado contra los electores Venezolanos residenciados en Florida.
En ambos casos, resulta directamente señalado como único responsable, y de la manera más contradictoria, el propio ente comicial. Quien debería propiciar la participación e invitar al voto, lo raciona o conculca según su sesgado criterio. Tal y como actúa la cabeza del Poder Ejecutivo cuando adjudica a otros sus propias faltas -al llamar por ejemplo golpistas a quienes demuestran el más elevado talante democrático- el CNE promueve la abstención mientras irresponsablemente señala a los demás de abstencionistas.

En Venezuela no se celebran elecciones auténticas, sino elecciones controladas y el electorado, por lo tanto, ha perdido temporalmente su derecho a elegir. Nuestro llamado va entonces dirigido a la recuperación organizada, cívica y democrática de las condiciones que permitan devolver al soberano su derecho legítimo, lo cual pasa por impedir el engaño que, mediante la manipulación del proceso electoral se ha perpetrado desde el gobierno y ha sido avalado por algunos actores de la oposición, por razones que escapan al alcance de este artículo.
Esta manipulación realizada, antes, durante y después de los comicios, inhibe al electorado y a las Fuerzas Armadas de actuar de manera institucional para restablecer el estado de derecho. Quienes nos señalan, participan activamente en esta manipulación, respondiendo a intereses contrarios a la soberanía de Venezuela, y son quienes de manera tendenciosa intentan confundir al electorado. Al acusarnos de abstencionistas, lo hacen con el único objetivo de impedir la recuperación de elecciones auténticas, de modo que nuestros señalamientos sobre las irregularidades evidentes y continuas, no sean apreciados en toda su extensión.

Por todo lo antes expuesto, solicitamos respetuosamente que cada vez que alguien asocie nuestros esfuerzos con la abstención, coloque entre paréntesis una nota reconociendo de manera formal y pública, su infinita estupidez o su condición de analfabeta.

Fuentes:
DICCIONARIO DE LA LENGUA ESPAÑOLA http://lema.rae.es/drae/
WIKIPEDIA http://es.wikipedia.org/wiki/Abstenci%C3%B3n
Si desea citar este documento, por favor hágalo con referencia a éste enlace: http://2012.votolimpio.info/index.php?option=com_content&view=article&id=557&catid=3&Itemid=119
Por un VotoLimpio
Ludwig Moreno

Una vez que yo acepto las condiciones no se puede decir que el resultado es distinto”. 
Vicente Díaz

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada